Translate

¿Cómo se diagnostica ?

¿Cómo se hace el diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki?



El diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki (EK) se debe sospechar en casos de fiebre que dure 5 días o más (principalmente si es alta y si es en niños menores de cinco años de edad). Para hacer el diagnósticos, además de la fiebre debe haber combinación con al menos cuatro de los cinco síntomas o señales siguientes, que no puedan ser explicados por otras enfermedades:

• Conjuntiva de los ojos muy enrojecida (sin pus o drenaje);
• Labios rojos y brillantes, resecados o agrietados, mucosas rojas en la boca o faringe, lengua de color de fresa;
• Palmas de las manos y plantas de los pies enrojecidas, manos y pies hinchados (fase aguda) y descamación alrededor de las uñas o en las palmas de las manos y/o plantas de los pies (fase de convalecencia);
• Erupciones en la piel (especialmente, en la parte media del cuerpo, sin ampollas);
• Ganglios linfáticos inflamados en el cuello (frecuentemente sólo un ganglio linfático está hinchado y es mayor que 1.5 centímetros de diámetro).

La enfermedad de Kawasaki generalmente se inicia con fiebre de 102 ° F o más que no desaparece y que dura por lo menos 5 días (puede durar hasta 2 semanas). La fiebre a menudo no baja con dosis normales de paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno.[2]

Otros síntomas son:[2][3][4]
• Lengua con una “capa” blanca o protuberancias rojas visibles en la parte de atrás de la lengua;
• Descamación de la piel en los genitales y de la piel de las manos y los pies (sobre todo alrededor de las uñas, las palmas y las plantas de los pies);
• Uñas con color anaranjado o café;
• Inflamación y dolor en las articulaciones;
• Irritabilidad;
• Diarrea, vómitos y dolor abdominal;
• Tos y secreción nasal.

No existe ningún examen específico con que se pueda hacer el diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki. La mayoría de las veces, el médico diagnosticará la enfermedad cuando el paciente tiene la mayoría de los síntomas comunes.

En algunos casos, un niño puede tener una fiebre que dura más de 5 días, pero no todos los síntomas comunes de la enfermedad. Estos niños pueden ser diagnosticados con la enfermedad de Kawasaki atípica o incompleta.

Todos los niños con fiebre que dura más de 5 días (principalmente cuando son menores de 5 años de edad) deben ser examinados por un médico para saber si se tiene la enfermedad de Kawasaki. Los niños con esta enfermedad necesitan tratamiento temprano para tener un buen resultado.[5]

Se pueden hacer los exámenes siguientes:[2][6]
• Radiografía de tórax
• Conteo sanguíneo completo
• Medida de la proteína C reactiva (PCR)
• Ecocardiograma
• Electrocardiograma (ECG)
• Tasa de sedimentación eritrocítica (ESR)
• Medida de la albúmina en la sangre
• Transaminasa sérica
• Análisis de orina - puede mostrar pus o proteína en la orina.

El ECG y el ecocardiograma se realizan para buscar signos de miocarditis, pericarditis, artritis, meningitis aséptica e inflamación de las arterias coronarias.
Última actualización: 3/13/2015

¿Qué valores de laboratorio pueden están alterados en la enfermedad de Kawasaki?

No hay estudios de laboratorio que muestren hallados típicos pero hay ciertos hallazgos que pueden apoyar el diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki, particularmente en los casos en que no se cumplen todos los criterios diagnósticos (casos incompletos). Los exámenes pueden mostrar:[1]

• En la fase aguda hay elevación de la proteína C reactiva (que puede continuar en los casos más graves pero que vuelven a lo normal rápido) y de la velocidad de sedimentación globular. En esta fase puede haber trombocitosisque se desarrolla después del séptimo día de la enfermedad, leucocitosis con aumento de neutrófilos inmaduros en el recuento de glóbulos blancos.
• La ferritina también puede estar aumentada en la fase aguda (menos de cinco veces del límite superior normal).
• El número de linfocitos disminuye durante la fase aguda de la enfermedad y sube dramáticamente durante la convalecencia.
• Los recuentos de plaquetas aumentan en la segunda semana de la enfermedad y pueden alcanzar 1.000.000 / mm3 (trombocitosis reactiva) en los casos más graves. En algunos estudios, el grado de trombocitosis se correlaciona con el riesgo de cambios en las arterias coronarias. En casos muy raros hay plaquetas bajas debido a una coagulopatía de consumo, más en casos graves.
• Los niños con la enfermedad tienen una anemia normocrómica normocítica.
• En el examen de orina puede haber glóbulos blancos (piuria).
• Algunos pacientes tienen elevación leve a moderada de las transaminasas.
• El líquido cefalorraquídeo (LCR) puede mostrar un aumento de las células blancas.
• Un examen del líquido de articulaciones afectadas típicamente demuestra un aumento de glóbulos blancos (125.000 y 300.000 glóbulos blancos / mm3, principalmente neutrófilos).
• Puede haber niveles de triglicéridos y lipoproteínas de baja densidad elevados en la sangre y niveles disminuidos de lipoproteínas de alta densidad que se normalizan después de algunas semanas o meses del tratamiento con la inmunoglobulina.
• Puede haber hiponatremia (sodio sérico <135 mEq / L) que se asocia con un mayor riesgo de los aneurismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres compartir tus historia , o cualquier dato importante que nos ayude a conocer más la enfermedad, deja tu comentario o escríbeme a : mihijokawasaki@gmail.com
Saludos